Amo Esta Isla e.V.

Sitio Oficial de Asc. Cubana

Archivo para Alemania (noticias

Cuba en Frauenwerk Stein e.V. in der Evang.-Luth. Kirche in Bayern

La Asociación cubana “Amo esta Isla”  fue invitada al centro Frauenwerk Stein e.V. in der Evang.-Luth. Kirche in Bayern, para realizar una serie de conferencias  por espacio de 4 semanas  seguidas sobre : historia de la mujer cubana, religión, y otros temas.

” El triunfo de la Revolución Cubana ha engendrado el más notable cambio político, económico y social de la historia de América Latina. Desde 1959 las nuevas autoridades lideradas por Fidel Castro han ubicado a los desheredados, particularmente a las mujeres y a las personas de color, principales víctimas de las discriminaciones inherentes a una sociedad patriarcal y segregacionista, en el centro del proyecto reformador. La Revolución “de los humildes, por los humildes y para los humildes” [1] debía echar las bases de una nueva era igualitaria, libre de las angustias de las injusticias ligadas a la historia y a las estructuras sociales del país.

La mujer cubana fue la prioridad inmediata del Gobierno revolucionario con la creación, en 1960, de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), cuya presidenta fue Vilma Espín Dubois, militante plenamente comprometida contra la dictadura del general Fulgencio Batista y esposa de Raúl Castro. ¿Cuál era el estatus de la mujer al triunfo de la Revolución? ¿Qué medidas concretas se adoptaron para difundir y aplicar las ideas de la igualdad de derechos y oportunidades entre mujeres y hombres y para acabar con los prejuicios y los estereotipos culturales?

Tres ejes estructurarán esta reflexión. En un primer tiempo se dedicará una atención particular a la situación de la mujer antes del triunfo de la Revolución. Luego convendrá analizar las medidas que tomó el nuevo poder para permitir a ese sector de la sociedad alcanzar la emancipación definitiva y la plena ciudadanía. Finalmente, más allá de las grandes declaraciones de principios, será oportuno echar una mirado sobre su estatus actual para evaluar su integración en la vida política, económica y social del país.” Salim Lamrani

Aquí pueden ver más sobre el tema: 2016 Kuba: “Nehmt Kinder auf und ihr nehmt mich auf”

Anuncios

Cuba tiene mejor sistema educativo que Alemania

Grandes diarios reflejaban que, según la UNESCO, “pocos países de América Latina están en el buen camino para lograr (las metas de) Educación para Todos en 2015”. Pero cuidándose de no mencionar que Cuba es, entre estos pocos países, el más destacado:

Cuba ocupa el lugar 16 y Alemania el  21.

Gana vallista cubano competencia atlética en Alemania

El vallista corto cubano Orlando Ortega ganó hoy la medalla de oro en los 60 metros con vallas durante la reunión atlética bajo techo organizada en la ciudad alemana de Karlsruhe.

Ortega cruzó la línea de sentencia en siete segundos y 60 centésimas, para aventajar al estadounidense Omo Osaghae (7.65) y al anfitrión Erik Balnuweit (7.65).

Por su parte, el español Kevin López consiguió la mejor marca del año en los 800 metros planos con un minuto 46 segundos y 72 centésimas, y el francés Renaud Lavillenie ganó la pértiga con récord para el certamen de cinco metros y 83 centímetros.

Igualmente, la etíope Meseret Defar hizo registro para la lid y lo mejor de 2013 en los tres mil con 8:35.28 minutos, y también elevaron el listón de la temporada su compatriota Genzebe Dibaba en los mil 500 (4:02.25), y el estadounidense Bernard Lagat en tres mil (7:34.71).

En otros resultados, el teutón Christian Reif dominó el salto largo, la búlgara Ivet Lalova ganó los 60 lisos, y la checa Lucie Skrobakova los 60 con vallas.

Agencia alemana desmiente acusaciones de Reporteros Sin Fronteras sobre Internet en Cuba

Basado en textos de Omar Pérez Salomón y Pascual Serrano en el Blog “La pupila insomne”

Participa en el debate sobre este video en You Tube e inserta tus comentarios

Agencias: Social y trabajo

Wie gut sind ARGE, Jobcenter, Agentur für
Arbeit oder Sozialamt? Wie bewerten Sie?

Wie gut sind ARGE, Jobcenter, Agentur für Arbeit oder Sozialamt?

Wie bewerten Sie Ihre ARGE, Ihr Jobcenter oder Ihre Arbeitsagentur?

Hier sind die ersten Ergebnisse. Je mehr Bewertungen uns vorliegen,
desto besser.
Helft also weiter mit und nehmt Euch die 2 Minuten Zeit, um an der
Umfrage teilzunehmen.

Nürnberg:
http://www.sozialhilfe24.de/hartz-iv-4-alg-ii-2/arge_Nürnberg.html

Fürth:
http://www.sozialhilfe24.de/hartz-iv-4-alg-ii-2/arge_Fürth.html

Erlangen:
http://www.sozialhilfe24.de/hartz-iv-4-alg-ii-2/arge_Erlangen.html

Kreise im Bundesland Bayern
http://www.sozialhilfe24.de/hartz-iv-4-alg-ii-2/kreis_BY.html

Alemania: “Un caso excepcional, en un debate sobre Cuba la mayoría de invitados defiende la Revolución”

Por: José Manzaneda, coordinador de Cubainformación

 

Los debates sobre Cuba en los grandes canales de televisión del mundo adolecen de un manifiesto desbalance en favor de las posturas contrarias a la Revolución cubana. En no pocas tertulias vemos un plantel de personas invitadas en el que ni una sola defiende las tesis cubanas.

 

Por ello, el programa “Cuádriga”, de la televisión pública alemana Deutsche Welle, del 7 de agosto de 2010, en su versión en idioma español, sorprende por su excepcionalidad (1).

 

En el debate, intervinieron Omilia Soria, periodista cubana residente en Alemania; Harald Neuber, periodista alemán y colaborador de la agencia cubana Prensa Latina; y Bernd Wulffen, ex Embajador de Alemania en La Habana (de 2001 a 2005). Las dos primeras personas defendieron posiciones netamente favorables a Cuba. El ex embajador, habitualmente más agresivo contra el gobierno cubano, mantuvo una actitud crítica pero respetuosa.

 

En esta ocasión, al parecer -y por motivos que desconocemos-, las personas invitadas no fueron seleccionadas por el conductor del programa, el periodista chileno afincado en Alemania Gonzalo E. Cáceres, sino por el equipo de producción del programa. La composición de la mesa pareció sorprender e incomodar al periodista, que en la tertulia dejó a un lado sus funciones de moderador para asumir el papel de agresivo oponente a las posiciones cubanas.

 

El presentador mostró sus intenciones desde el comienzo del programa, titulado tramposamente “Cuba: reformar o morir”. Ya en la misma introducción menospreciaba dos movimientos históricos del gobierno cubano realizados en los últimos meses. Por un lado, se refería despectivamente a los cambios económicos iniciados como “minirreformas”: “Las minirreformas en la economía cubana -anunciadas por el gobierno de ese país- han desatado un amplio debate internacional”. Y cuestionaba el actual proceso de liberación de los llamados “presos políticos”, porque no lleva acompañada la aceptación del concepto de “libertad de pensamiento” que se le trata de imponer a Cuba desde Estados Unidos y Europa: “Raúl Castro libera presos políticos, pero no se habla de libertad de pensamiento”.

 

A lo largo del debate, el presentador trataba de contrarrestar –infructuosamente- cada argumento de los contertulios favorables a la Revolución. El periodista alemán Harald Neuber mencionó, por ejemplo, la permanente manipulación mediática contra Cuba: “El problema es que la prensa occidental, o sea, la europea y norteamericana, no refleja ese proceso (de discusión popular en Cuba). Hay mucha manipulación, hay muchos prejuicios en la prensa aquí”. En un momento, Neuber se atrevió a criticar al grupo mediático privado Spiegel: “La revista Der Spiegel, que tiene mucha influencia aquí (en Alemania), publicó un artículo en el que se decía, literalmente, `La situación en Cuba nunca ha sido tan mala como ahora´. Por favor, ¿qué ocurrió (en Cuba) entonces en los años 90?”. Precisamente, el programa “Cuadriga”, aunque es emitido por la televisión pública alemana, es producido por una empresa privada perteneciente al Grupo Spiegel, que contrata, entre otras personas, al periodista Gonzalo E. Cáceres (2). Éste justificaba con ardor la actitud de los medios de comunicación hacia Cuba, en base a las supuestas trabas al trabajo periodístico en la Isla : “En la crítica que se le puede hacer a la prensa occidental hay que tener en cuenta la perspectiva de que Cuba es un país bastante cerrado a la prensa internacional. (…) Hay que pedir una visa, hay que seguir un proceso largo. (…) Y por lo tanto hay que tener en cuenta ese elemento”.

 

El contertulio Harald Neuber siguió criticando la complicidad de los medios con los gobiernos de las grandes potencias en su presión hacia Cuba: “Quisiera leer una nota de una agencia de prensa alemana en la que se diga que el régimen de Angela Merkel, que representa una mínoría del 36 % del pueblo alemán, ha debatido en el Bundestag, en el Parlamento alemán, sobre la situación económica. Y que eso, sin embargo, no va a llevar a que abandone el capitalismo”. El conductor del programa adoptó entonces un ardoroso papel de defensor de la institucionalidad alemana: “Alemania tiene otro sistema. Gobierna una coalición que sí tiene mayoría en el parlamento, que es el órgano soberano de la nación, allí donde se expresan las mayorías de acuerdo a la Constitución alemana”.

 

En otro momento de la tertulia, Omilia Soria, periodista cubana emigrada a Alemania, describía el carácter mercenario de los llamados “disidentes” cubanos: “En Cuba, naturalmente, como en cualquier parte del mundo, hay personas que no piensan igual que sus gobernantes. El problema de estos presos `disidentes´, como les dicen, es que están financiados por EEUU. Y no porque lo diga el gobierno de Cuba, sino porque lo han dicho ellos mismos, que han recibido dinero”. El presentador le replicaba justificando el derecho de estas personas a recibir financiamiento del gobierno de EEUU, para lo que realizaba una odiosa comparación con los luchadores chilenos contra la dictadura de Augusto Pinochet: “En mi país, en Chile, en tiempos de la dictadura de Pinochet, evidentemente la oposición también recibió dinero del extranjero, y esa fue una ayuda para que el país recuperara en algun momento su democracia”.

 

Gonzalo E. Cáceres acabó confundiendo, finalmente, la realidad de Cuba con sus deseos nada disimulados de que la Revolución cubana se autodestruya: “Y en el mundo se habló de un proceso de reformas que podría terminar con la experiencia socialista en Cuba”.

 

Esta confusión de deseos y realidad continuó a lo largo del programa, a través de continuas comparaciones de la situación de Cuba con la de los antiguos países del Este de Europa. “Lo mismo ocurría en la Unión Soviética , en la RDA , y apenas se sacó un ladrillo del Muro de Berlín se terminó el Partido Comunista de la República Democrática Alemana, que se convirtió en una minoría. Y hoy en día es muy difícil encontrar comunistas en la ex Unión Soviética”.

 

Pero lo que no podía esperar el periodista es que quien refutara con mayor contundencia sus comparaciones entre el socialismo cubano y el de los países del Este de Europa fuera, precisamente, el ex embajador alemán en La Habana : “Gonzalo, pienso que el modelo cubano es distinto, no se puede comparar con los regímenes del Centro y del Este de Europa, con la caída del Muro, porque en Cuba la Revolución vino desde abajo, desde el pueblo”.

 

Después de un combate tan desigual, al atribulado presentador no le quedó otra que recurrir, en la despedida del programa, a la venganza de la burla: “Es interesante que, en este mismo momento, se anuncie (en Cuba) la creación de 16 campos de golf, con casas de lujo, para ser vendidas a los extranjeros, a los norteamericanos `malos´ seguramente”.

 

En los debates televisivos en Europa apenas hay espacio para las voces favorables a la Revolución cubana, por lo que el programa “Cuádriga”, del 7 de agosto, es un caso absolutamente excepcional. Y ello, a pesar de los desesperados intentos de su presentador, Gonzalo E. Cáceres, por reconducir el programa hacia los parámetros aceptables de la “normalidad” mediática.

 

(1) http://www.dw-world.de/popups/popup_single_mediaplayer/0,,5875693_type_video_struct_12686_contentId_4652946,00.html

 

(2) http://www.spiegelgruppe.de/spiegelgruppe/home.nsf/0/BDCAF7B9CBC7FACDC125749600522E1C?OpenDocument

 

Curso de Integración o multas

El objetivo de la “cumbre de la integración”, de un día de duración, es la confección de un “plan de acción nacional”, se ha dicho. Dos años después del estallido de la crisis financiera y de sus multimillonarios desembolsos, que han empobrecido a la mayoría, Alemania, y Europa, discuten, no sobre bancos ni sobre los recortes sociales, sino sobre inmigrantes y conflicto de civilizaciones.

Merkel ha mencionado la necesidad de imponer sanciones a los emigrantes que se resistan a participar en los “cursillos de integración”. “Esos cursos (de lengua y valores alemanes) son obligatorios para los recién llegados y quien no asista a ellos deberá correr con las consecuencias, porque en el futuro lo vamos a vigilar más”, ha dicho.

La semana pasada el gobierno alemán introdujo normas más estrictas para aquellos inmigrantes que desean prolongar su permiso de residencia en Alemania. A partir de ahora, las autoridades deberán comprobar que los solicitantes han asistido a los mencionados “cursos de integración”. Tanto esa norma como la declaración de Merkel llevan a pensar que los inmigrantes eluden esos cursos en Alemania, sin embargo el responsable del departamento estatal competente (AWO), Wolfgang Stadter, ha dejado claro que eso no es así. Los casos de emigrantes que rechazan la integración son raros, dice, y los participantes en los cursos, que existen desde 2005, están “muy motivados”. Stadter apunta como problema que a los emigrantes se les niega a menudo el reconocimiento de su pertenencia y afirma que el actual debate está teniendo un efecto intimidador.

A la cumbre han asistido 120 expertos, representantes de organizaciones y asociaciones de emigrantes y políticos, entre estos cinco ministros (economía, sanidad, familia, interior y enseñanza) y cuatro presidentes regionales, incluido el de Berlín, Klaus Wowereit.

“La cumbre no ha servido nada más que para hacerse una foto”, ha dicho Wowereit, que apunta la contradicción de que mientras se saca a colación el problema de la integración de los emigrantes, el gobierno está recortando los presupuestos sociales urbanos y de educación, de los que la integración depende en gran parte.

Fuente : Rafael Poch. La Vanguardia